Cardos en salsa con almendras (Nochebuena)


     Después de un parón de casi tres meses, hoy vengo con una receta sencilla y económica que es típica de la Nochebuena en muchas zonas de Aragón.  El motivo de traer este plato es porque quiero dedicárselo a una mujer que en el año 1955 se trasladó, de manos de su marido maño, desde su Almería natal a Zaragoza.

     Muchos fueron los cambios que tuvo que realizar en su vida. Con tan solo 23 años, se encontró en una gran ciudad con una forma de vida y unas costumbres totalmente distintas de las que había llevado hasta entonces. Fueron momentos difíciles pero su fortaleza hizo que saliera adelante y que llegara a amar aquella tierra como propia, tierra que le dio cuatro hijos que la han querido y  acompañado hasta el final como reconocimiento a su amor y lucha.

     Por supuesto, también tuvo que adaptarse a una nueva cocina tan distinta de la andaluza. En Aragón es normal que las cenas sean a base de verduras que, en muchos casos, no se conocen por Almería o se utilizan poco. Así recuerdo que en mi casa la cena de Nochebuena siempre contaba de primero con el típico plato, para esas fechas, de cardos con salsa y almendras. 

     Ya falta poco para la próxima Nochebuena, ella no ocupará su silla pero en nuestro corazón queda esa sonrisa que siempre tenía para todos. También nos quedan sus platos y hoy quiero compartir con todos vosotros este que tantas Navidades de mi infancia estuvo en la mesa.

    


     Siempre entre nosotros, mamá. 


 
 

 INGREDIENTES:
  • Un manojo de cardo fresco (también se puede hacer con conserva o cardos congelados)
  • 100 gr. de almendras picadas o laminadas
  • 12 almendras enteras
  • 1 cebolla
  • 30 gr. de harina
  • 450 ml. del agua de cocer los cardos
  • 250 gr. de leche
  • Pimienta blanca
  • Aceite de oliva
  • Sal

 PREPARACIÓN:

     Aunque el cardo no es un alimento excesivamente nutritivo, destaca por su aporte de fibra, calcio y hierro; lo que le convierte en una verdura recomendada para consumir todo el año.

     Si utilizamos los cardos frescos, limpiar las pencas de los cardos retirando los laterales, la piel delantera y trasera y las fibras, trocear en porciones de unos 4 centímetros. Ir depositando en un recipiente con agua fría y zumo de limón para evitar que se oxiden.

     Blanquear los trozos de cardo hirviéndolos durante unos minutos para posteriormente tirar esa agua y volver a repetir el proceso de hervirlos brevemente en agua limpia que volveremos a desechar, así podemos evitar que resulten amargos en su degustación. Finalmente, cocer los cardos a fuego lento, durante 60 minutos más o menos, hasta que estén tiernos.

     Una vez cocidos, los escurrimos y  reservamos, cuidando de que mantengan el calor. También los podemos utilizar en conserva pero no estarán tan gustosos.

     Mientras se cuecen los cardos, tostamos las almendras en la plancha cuidando de que no se quemen, para ello haremos por separado las que están laminadas de las enteras.

     Freímos un poquito de cebolla, muy picada, hasta que esté transparente;  añadimos la harina dándole unas vueltas y después el caldo de cocer los cardos y la leche. Salpimentar al gusto y cocer mezclando y moviendo con las varillas como si se hiciera una salsa bechamel.

     Cuando empiece a espesar, añadir las almendras y finalmente incorporar los cardos. Dejar cocer unos minutos más para que se integren los sabores y retirar del fuego.





19 COMENTARIOS :

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por la atención prestada a esta página y por vuestros comentarios.

Nuestra comunidad

Lo más visitado