Berenjenas con miel




     En Almería tenemos unas berenjenas de primera categoría porque la alta luminosidad de la tierra, así como las suaves temperaturas invernales, hacen que sean varias las cosechas al año de esta hortaliza y con unas formas y colores que no se conocen en otros puntos del país. Las berenjenas soportan mejor el calor y son sensibles al frío, por lo que su cultivo abunda en verano. No obstante, gracias a la producción en invernadero, está disponible siempre en el mercado. Las plantadas la primera quincena de agosto se recolectan de finales de septiembre a diciembre; las plantadas del 15 de agosto al 15 de septiembre se recogen en octubre y finalizan en enero; y las de la última quincena de diciembre se cosechan de marzo a finales de junio.

     La forma de la berenjena es variable (esférica, oblonga o alargada en la mayoría de los casos) según el tipo.

     La piel es lisa, consistente, brillante y de colores diversos: blanca, púrpura, negra, amarilla o roja. También hay variedades de piel jaspeada, es decir, con mezcla de varios colores, sobre todo blanca y morada o verde. Aunque la berenjena morada es la más común, la berenjena blanca se encuentra en ocasiones en el mercado. En su interior contiene una suculenta pulpa de color blanco o verde, según la variedad, y presenta semillas blandas dispersas por la carne.

     Su sabor es suave, muy vegetal, con un ligero toque amargo.

     Hoy os invito a tomarlas fritas con miel porque resultan un bocado delicioso.




 INGREDIENTES:
  • 2 berenjenas
  • 4 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Sal
  • Harina rebozar
  • Aceite oliva
 PREPARACIÓN:

     Pelar y cortar la berenjena en cuadrados. Los ponemos en un escurridor y salamos un poquito para que suelten el agua amarga que contiene la berenjena. Los dejamos de esta manera durante unos 20 minutos. Seguidamente los enjuagamos bien y secamos.

     Enharinarlos y freír en abundante aceite de oliva. Conforme estén hechos, las reservamos en un plato en el que habremos puesto un papel absorbente para reducir el aceite sobrante.

     Mientras tanto, en un cazo calentamos a fuego lento la miel y la salsa de soja hasta que haya aligerado su consistencia.

     Presentamos la berenjena en un plato con la miel regándola.


14 COMENTARIOS :

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Publicar un comentario

Gracias por la atención prestada a esta página y por vuestros comentarios.

Lo más visitado