Helados y calorías


     Empieza el calor y con este el consumo de helados, tan ricos y apetecibles en este tiempo. Pero cuidado con el aporte calórico que suponen y las consecuencias que esto puede tener.

     Somos muchos los aficionados a estos “dulces” y no hay por qué privarse de ellos, pero tenemos que llevar algún tipo de control si no queremos tener un disgusto cuando nos toque visitar a la señora báscula.

     Primeramente tenemos que conocer cuáles son los más calóricos, seguro que ya lo sabéis ¿verdad? pues si, exactamente los que estáis pensando: bombones helados de palo, almendrados de palo, cornetes… En general, todos los que están hechos de crema, nata, chocolate y algunos de los que contienen leche entera y grasa no láctea.


     Si no podemos vencer la tentación y nos comemos uno de estos (que superan las 300 calorías por 100 gramos), procuraremos contrarrestar el exceso de alguna manera como puede ser cenar menos, renunciar al aperitivo o merienda…

     Otro aspecto que debemos controlar a la hora de comprar helados es el peso y la densidad que tienen. Hay que tener en cuenta que los helados se venden por volumen y no por peso. Así que conviene leer estos datos en el recuadro de valoración nutricional que aparece en los envases. Puede ocurrir que 1 litro de un determinado helado pese 600 gramos y un litro de otro distinto pese 900 gramos ó 1 kilo. ¿A qué se deben estas diferencias? A la cantidad de aire que contienen. El helado constituye uno de los triunfos de la tecnología de alimentos y, aunque parezca mentira, el aire es uno de sus principales ingredientes.

20 COMENTARIOS :

▼▲ Mostrar / Ocultar comentarios

Publicar un comentario

Gracias por la atención prestada a esta página y por vuestros comentarios.

Lo más visitado